La Percanta: 3B a las brasas

percanta_in

TXT Isidora Díaz
IMG Araceli Paz

Fuego, mucho fuego bajo una parrilla inmensa y colorida que chisporrotea, como saludando. Llegando al tercer círculo del infierno – donde pagarían sus penas los glotones–, Dante hubiese soñado encontrarse con esto. Desgraciado él; no tuvo la misma suerte que nosotros, que tenemos la Percanta. Cálida y sobria resulta la combinación –lejana a las parrillas tradicionales– de ladrillos a la vista, mucha madera deslavada y matices suaves de verde opaco, gris y amarillo que muestran que en este quinto proyecto de José Luis Merino todo está bien pensado. Suena un interesante tango electrónico del más tranquilo, que a ratos puede parecer algo monótono. El humo desaparece rápido gracias a un bien calculado sistema de extracción. Lo que queda es un regalo para la nariz, que va adivinando –sufrimiento mediante– los ahumados, gratinados, caramelizados y sellados con que el fuego bendice los alimentos en este nuevo restaurante.

La carta es un catálogo de posibilidades de la cocina a las brasas. Además de una selección de cortes de vacuno –siempre chileno– que está como para enmarcarla, también se asan pescados de roca [10.000 el kilo), pamplonas de malaya de cerdo [7.900) y brochetas juguetonas como la de pollo con salvia envuelto en jamón serrano, camarones y naranja al vodka [6.700). También van al fuego provoletas [2.900), verduras –todas– y por varias horas directo en las brasas un zapallo dulce del tipo butternut entero, que luego se parte longitudinalmente y se mezcla con mantequilla, menta y queso de cabra, y se cubre con hojitas de rúcula ultra fresca [2.900), una delicia creada como acompañamiento que se ha robado la película. Otro dedo para arriba merecen la intensidad y claridad en el uso de hierbas frescas: aquí se lucen en estudiados usos que refrescan el paladar y dan un descanso frente a tanto estímulo. Si tu comida se puede escuchar, hay algo que anda bien: abundan los crunch de cascaritas y bordes crujientes, los slurp de jugos abundantes que se sorben y sopean hasta la última gota, los chssss de las piedras que llegan calientes con los trozos de carne. ¿El resultado? Dan ganas de pararse de la mesa e ir a darle un beso al parrillero.

Todos contentos

Carnívoros/ La Percanta está como para hacerse un itinerario anual e ir probando los cortes que ofrece mes a mes. Con cantidades industriales de sabor ganan la Tecla de Lomo –corte graso que viene desde los espacios entre las costillas del animal– y que viene con un chimichurri adictivo [3.600), el Delmónico [7.200): la mejor parte del huachalomo, blando y de sabor potente, y un asado de tira brutal: madurado, carnudo y lleno de sabor hasta los huesos [8.900). Quienes adoran las preparaciones más hardcore y los interiores del animal, chocan con la dificultad de encontrarlos de buena calidad y bien preparados. Merino sabe y presenta suculentas versiones de tártaro picado a cuchillo de punta picana, trío de sartenes con criadillas de cordero, panitas y choricillo ahumado [4.900), mollejas al limón [5.900), prietas [1800) y  chorizos artesanales [1.800) que están para ir a darse un festín de aquéllos, acompañado de una de las botellas de su carta de vinos que –era que no–- es puro filete.

Veggies/ ¡No tengan susto! A pesar de que aquí algunos vegetales son sacrificados, varias ensaladas contundentes los dejarán felices. Lujo pagable y delicioso es la de pasta fría con tomates secos, albahaca y una bola completa de mozzarella fresca, suave y cremosa [5.100). La ensalada caliente la Percanta [6.100), con abundante mix de vegetales asados a la perfección y media provoleta de cascarita dorada, además de funcionar como acompañamiento ideal dejaría contento a cualquiera que no coma carne. Otra opción son los celestiales –sin exagerar– gnocchis de papa rellenos con ciruelas y nueces en salsa de queso azul con suaves toques de sésamo [6.300).

Coordenadas: Constitución 181, Barrio Bellavista. Reservas al (+56-2) 22472358.

NIRVINO



NOS PIXELAMOS DE VEZ EN CUANDO. Y LEVITAMOS, DESPUÉS DE LEER Y BEBER. NIRVINO ES NUESTRA CONCEPCIÓN TERRENAL DE LO QUE QUEREMOS QUE SEA UN PORTAL DE VINOS Y COCINA QUE HABLA DE ESOS SABORES CELESTIALES, DE ESOS PRODUCTOS QUE PONDRÍAMOS EN NUESTRO NIRVANA PERSONAL, PERO QUE QUEREMOS CONOCER EN UN LENGUAJE CERCANO Y DESENFADADO. ASÍ, EL NIRVINO ES NUESTRA PROPIA VERSIÓN, NUESTRO CABLE A TIERRA CON LOS VINOS, PLATOS, ENÓLOGOS, SOMMELIERS Y COCINEROS QUE MÁS NOS ENCANTAN. NIRVINO ES EL NIRVANA DEL VINO: LEER, BEBER, LEVITAR.

STAFF EDITORIAL






Daniel Greve

Director Editorial + Editor
A estas alturas, y por culpa de las eternas y abundantes ingestas con ánimo profesional, podría ser una especie de Buda. Es decir, podría tener un foie gras en lugar de un hígado. Por suerte no. Sólo es un cronista gastronómico y de vinos que llega al Nirvino a editar y escribir, gracias a su buen paladar y su estómago blindado. daniel@emporiocreativo.cl
Consuelo Aguirre
Productora General
Así como existen headhunters, Consuelo es una cazadora de ideas y proyectos. Si se cruzan con ella y los sorprende con el cerebro baldío, no será extraño que sientan la trepidante necesidad de crear. Porque Consuelo llega al Nirvino para exprimir conceptos y cosechar ideas con su inconfundible toque femenino.
consuelo@emporiocreativo.cl
Fabiola Rodríguez
Directora de MKT y Publicidad
La creatividad sería sólo una utopía sin una buena pista de aterrizaje. Llegar desde el cielo hasta el suelo, sin sustento, sonaría más a aterrizaje forzoso. Tras su llegada desde Australia y luego de trabajar un año en Google, Fabiola se transformó en la chica en la que hay que creer. La persona que hace realidad todas esas ideas que flotan y que necesitan a alguien con los brazos abiertos, dispuesto a atraparlas. Y claro, llevarlas a números. fabiola@emporiocreativo.cl
Loreto Oda
Periodista
Viene de perogrullo si les contamos que, además del diseño, el contenido es fundamental en Emporio Creativo y, por añadidura, en Nirvino. Loreto tiene buena pluma, experiencia en medios –trabajó en la sección Lifestyle de América Economía– buen apetito y, lo más importante, es una apasionada por la buena cocina. Ergo, tiene espíritu nirvínico de sobra para esto de leer, beber y levitar.
Carla Gálvez
Asistente Comercial
Nada mal: además de llevar las cuentas de todo el mundo; aparte de ser algo así como un contenedor emocional en días de cierre y pánico; y no bastando con ser nuestra hada-madrina-emporiana, resolviendo temas domésticos y apagando incendios en nuestra cocina i+D, Carla es cocinera por lo que, de vez en cuando, le pedimos que revuelva la olla con nosotros. #GirlPower. info@emporiocreativo.cl




EMPORIO CREATIVO

NIRVINO® es una publicación de EMPORIO CREATIVO® editorial gastronómica.Todos los derechos reservados, Santiago de Chile
Emporio Creativo® pertenece a la Asociación Nacional de la Prensa, ANP. Su incorporación significó plantar en el bosque nativo de la Patagonia Chilena la última lenga disponible en el Bosque PublicaVida.