Las 25 velas del Liguria

liguriafinal[infobox bg=”gray” color=”black” opacity=”on” subtitle=”IMG Liguria”]TXT Daniel Greve[/infobox] Un cuarto de siglo es mucho tiempo para un restaurante y, al mismo tiempo, tan poco. Estos primeros 25 años de vida del bar y restaurante Liguria han sido una evolución personal y colectiva de la memoria gastronómica, cultural y social de Chile, a la vez que apenas un primer peldaño de todo lo que este proyecto tiene por delante. Marcelo Cicali, uno de los dueños del lugar –su gerente espiritual– cuenta emocionado cómo fue que levantó la cortina del primer Liguria, en agosto de 1990. Chile recién recuperaba la democracia. Y ganaba, de paso, un bar que marcaría la escena santiaguina dos décadas y media después, a punta de carácter y buena cocina. Lo primero que vendió no fue un vermouth o una copa de vino, sino que una taza de té. Un inicio austero para un lugar atiborrado de nostalgia, donde se han fundado diarios –The Clinic, El Metropolitano–, al que llegan clientes con maletas directamente del aeropuerto, donde novias vestidas de blanco llegan a sacarse la foto antes de la fiesta o donde la familia se reúne luego de un funeral. Todas las facetas de la vida dentro de las mismas cuatro paredes y alimentadas por la misma cocina.

Su gastronomía, hoy comandada por el chef Alfredo Gutiérrez, ha ido ganando chilenidad, por sobre su nombre italiano. Es a él a quien la cocinera argentina Narda Lepes llama directo a su celular –apenas toca tierra chilena– para que le guarde su pescado frito en marraqueta con ensalada chilena de rigor. Es él quien ha insistido en una carta atiborrada de chupes, cazuelas, albóndigas, costillares, porotos, pichangas o sus exquisitas mejillas de pescado al pil-pil. Y es él quien se ha encargado de que cada Liguria, tanto el de Manuel Montt, como el de Pedro de Valdivia o el de Luis Thayer Ojeda tengan, cada uno, un plato único, que no se consigue en los demás locales (sólo encontrarán piures en Manuel Montt y empanada de prietas en Pedro de Valdivia). “Es una manera de que siempre tengas que conocer los tres Liguria”, cuenta.

Pero pronto no serán tres, sino cuatro. Descontando los desaparecidos de Tobalaba [el original), Cantagallo y Viña del Mar, el 2016 verá nacer el Liguria más grande y completo de todos: el de barrio Lastarria. En plena obra, donde alguna vez funcionó el Instituto Chileno Francés, sitio que albergó las tocatas más subterráneas de Los Prisioneros y lugar que acogió una vibrante movida cultural durante la dictadura. La adquisición fue como de cuento: “Estábamos con mi hermano Juan Pablo y con el arquitecto, sentados en el Emporio La Rosa, cansados de tanto caminar buscando casas –intentamos con la antigua sede del Partido Radical, pero no funcionó– hasta que, en broma, les digo a ellos dos: Esta casa está pintada para nosotros. ¡Algo así necesitamos! Cuando nos paramos y pasamos frente a la casa, en la esquina, lucía un cartel de “Se Vende”. Y le dije a Juan Pablo: No me muevo de aquí hasta que llames a ese teléfono y llegue una corredora a mostrarnos la casa”. Y así fue. Cerraron trato y pronto se dibujó el proyecto de un nuevo Liguria, con bar, restaurante y un centro cultural. Cerca de 2 mil metros cuadrados en torno a la cultura y la bohemia capitalina, con la firma y carácter de los otros tres. Pero mientras el Liguria Lastarria está listo, Santiago cuenta con otro triángulo virtuoso que seguirá regalándole a la ciudad su buena cocina, su explosiva barra, sus tocatas espontáneas. Son 25 años, y vienen 25 más. Y 250 también.  

Revisa el video de HAY QUE IR Liguria, emitido en pleno noticiario central de Canal 13, Teletrece. #HayQueIr, AQUÍ. Más info en www.liguria.cl.

 

Daniel Greve

Director + Editor General A estas alturas, y por culpa de las eternas y abundantes ingestas con ánimo profesional, podría ser una especie de Buda. Es decir, podría tener un foie gras en lugar de un hígado. Por suerte no. Sólo es un cronista gastronómico y de vinos que llega al Nirvino a editar y escribir, gracias a su buen paladar y su estómago blindado. daniel@emporiocreativo.cl

NIRVINO



NOS PIXELAMOS DE VEZ EN CUANDO. Y LEVITAMOS, DESPUÉS DE LEER Y BEBER. NIRVINO ES NUESTRA CONCEPCIÓN TERRENAL DE LO QUE QUEREMOS QUE SEA UN PORTAL DE VINOS Y COCINA QUE HABLA DE ESOS SABORES CELESTIALES, DE ESOS PRODUCTOS QUE PONDRÍAMOS EN NUESTRO NIRVANA PERSONAL, PERO QUE QUEREMOS CONOCER EN UN LENGUAJE CERCANO Y DESENFADADO. ASÍ, EL NIRVINO ES NUESTRA PROPIA VERSIÓN, NUESTRO CABLE A TIERRA CON LOS VINOS, PLATOS, ENÓLOGOS, SOMMELIERS Y COCINEROS QUE MÁS NOS ENCANTAN. NIRVINO ES EL NIRVANA DEL VINO: LEER, BEBER, LEVITAR.

STAFF EDITORIAL






Daniel Greve

Director Editorial + Editor
A estas alturas, y por culpa de las eternas y abundantes ingestas con ánimo profesional, podría ser una especie de Buda. Es decir, podría tener un foie gras en lugar de un hígado. Por suerte no. Sólo es un cronista gastronómico y de vinos que llega al Nirvino a editar y escribir, gracias a su buen paladar y su estómago blindado. daniel@emporiocreativo.cl
Consuelo Aguirre
Productora General
Así como existen headhunters, Consuelo es una cazadora de ideas y proyectos. Si se cruzan con ella y los sorprende con el cerebro baldío, no será extraño que sientan la trepidante necesidad de crear. Porque Consuelo llega al Nirvino para exprimir conceptos y cosechar ideas con su inconfundible toque femenino.
consuelo@emporiocreativo.cl
Fabiola Rodríguez
Directora de MKT y Publicidad
La creatividad sería sólo una utopía sin una buena pista de aterrizaje. Llegar desde el cielo hasta el suelo, sin sustento, sonaría más a aterrizaje forzoso. Tras su llegada desde Australia y luego de trabajar un año en Google, Fabiola se transformó en la chica en la que hay que creer. La persona que hace realidad todas esas ideas que flotan y que necesitan a alguien con los brazos abiertos, dispuesto a atraparlas. Y claro, llevarlas a números. fabiola@emporiocreativo.cl
Loreto Oda
Periodista
Viene de perogrullo si les contamos que, además del diseño, el contenido es fundamental en Emporio Creativo y, por añadidura, en Nirvino. Loreto tiene buena pluma, experiencia en medios –trabajó en la sección Lifestyle de América Economía– buen apetito y, lo más importante, es una apasionada por la buena cocina. Ergo, tiene espíritu nirvínico de sobra para esto de leer, beber y levitar.
Carla Gálvez
Asistente Comercial
Nada mal: además de llevar las cuentas de todo el mundo; aparte de ser algo así como un contenedor emocional en días de cierre y pánico; y no bastando con ser nuestra hada-madrina-emporiana, resolviendo temas domésticos y apagando incendios en nuestra cocina i+D, Carla es cocinera por lo que, de vez en cuando, le pedimos que revuelva la olla con nosotros. #GirlPower. info@emporiocreativo.cl




EMPORIO CREATIVO

NIRVINO® es una publicación de EMPORIO CREATIVO® editorial gastronómica.Todos los derechos reservados, Santiago de Chile
Emporio Creativo® pertenece a la Asociación Nacional de la Prensa, ANP. Su incorporación significó plantar en el bosque nativo de la Patagonia Chilena la última lenga disponible en el Bosque PublicaVida.